Marcha atrás

España no ampliará el aeropuerto barcelonés de El Prat

El gobierno de España renunció al proyecto de ampliación del principal aeropuerto de Barcelona, que contemplaba la creación de 83 mil empleos.

Congelado indefinidamente, así ha quedado el proyecto de ampliación del aeropuerto de El Prat, el principal de Barcelona. Así lo informó en rueda de prensa la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana del gobierno de España, Raquel Sánchez. Esto supone cancelar una iniciativa que iba a demandar una inversión de € 1.700 millones y la creación de 83 mil empleos. La justificación del gobierno de España de la marcha atrás, es el cambio de posición del gobierno autonómico de la Generalitat, liderado por Pere Aragonés, influido por diversas exigencias ambientalistas impulsadas desde la Candidatura de la Unidad Popular (CUP) de Barcelona.

Fuentes del gobierno de España mostraron su sorpresa ante el cambio de postura de la Generalitat, tomando en cuenta la participación de la Comisión Bilateral que se reunió hace pocos meses y que involucró la participación de Jorde Puigneró, vicepresidente del gobierno de Pere Aragonés.

Voceros de la Generalitat confirmaron que más allá de lo que suceda en El Prat, se mantiene la voluntad de invertir en otros dos aeropuertos catalanes, los de Gerona y Reus.

El proyecto consistía, fundamentalmente, en la construcción de un nuevo edificio terminal y la ampliación de la tercera pista. Este último parece haber sido el punto crucial y polémico, debido a que su incorporación operativa completa supone afectar una zona verde vecina. Se trata de la reserva de La Ricarda, de 135 ha. El aeropuerto de El Prat enfrenta una situación de congestión que ya se verificaba antes de la pandemia. De hecho, en 2019, 52 millones de pasajeros desfilaron por El Prat. La ampliación propuesta podía conducir a que el aeropuerto pudiera gestionar de los 55 millones actuales hasta los 77 millones.

La contramarcha recibió el rechazo de diversos estamentos y organizaciones empresarias catalana y españolas en general. Javier Gándara, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA) de España, aseguró que el sector se siente decepcionado. “Pensábamos que había un acuerdo para afrontar la ampliación”. El ejecutivo expresó la gran incertidumbre que genera esta contra marcha: “En el mejor de los casos, esto se retrasa. En el peor, no se hace nunca y se cancela”. Gándara recordó que la ampliación del aeropuerto de El Prat había sido contemplada, analizada y avalada, en 2018, por un estudio elaborado por Eurocontrol, la empresa europea responsable del control de tráfico de la Unión.

Conferencia de prensa de Raquel Sánchez, ministra de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana

Temas relacionados

Notas de Tapa