Proyecciones

Turismo 2022: una recuperación lamentable

La Unidad de Inteligencia de Mercado de El Economista presagió un 2022 para el turismo con algunas incertidumbres y complicaciones.

La Unidad de Inteligencia de Mercado de El Economista (The Economist), presentó un informe denominado “Las industrias en 2022”. En él, analiza lo que se espera que suceda en la industria automotriz, la de consumo masivo, energía, finanzas, sanitaria y de tecnología y telecomunicaciones. Obviamente, también se refiere al turismo, en el apartado denominado “Turismo 2022: una recuperación lamentable”.

A modo de balance general, The Economist considera que “las llegadas internacionales recuperarán algo de terreno en 2022, pero no volverán a los niveles de 2019, se mantendrán al menos un 30% por debajo, y es probable que los viajes de negocios sigan deprimidos. Los diferentes niveles de control fronterizo y las variaciones en los pasaportes de las vacunas continuarán dificultando los viajes internacionales en 2022, aunque el turismo nacional cubrirá algunas lagunas”. Asimismo, “el cumplimiento de las regulaciones sobre el cambio climático, así como el aumento de los precios del combustible y los salarios, aumentará los costos de los viajes aéreos en 2022. Esto eventualmente conducirá a fusiones de aerolíneas, cierres de aeropuertos y precios más altos de los boletos”.

Turismo de negocios

Según el estudio, “los viajes de negocios internacionales seguirán estando particularmente deprimidos ya que las empresas evitan poner en riesgo a sus empleados. El deseo de minimizar los costos y la huella de carbono también llevará a muchas empresas a evitar los viajes de negocios”. “Sin embargo, serán necesarios algunos viajes para reforzar las relaciones con los clientes y apuntalar las inestables cadenas de suministro. Las diferentes reglas fronterizas complicarán los viajes internacionales. Viajar seguirá siendo una experiencia muy diferente en el mundo posterior a la pandemia. Las pruebas de coronavirus (Covid-19) y alguna forma de cuarentena serán necesarias y el uso de mascarillas seguirá siendo un lugar común en 2022”, anticipó The Economist.

Algunas claves

El éxito de los pasaportes de vacunas depende del nivel de interoperabilidad alcanzado. La mayoría de los países solo aceptarán vacunas que hayan sido aprobadas por su propio regulador médico o la Organización Mundial de la Salud (OMS)”, señala el reporte. Y concluye: “además, los pasaportes de vacunas deben ser compatibles con los sistemas de gestión y reserva de las aerolíneas, y también con cualquier vacuna digital y certificados de prueba que presenten los gobiernos y los proveedores de atención médica en todo el mundo. La falta de normas armonizadas frenará la recuperación del turismo internacional en 2022”.

Temas relacionados

Deja tu comentario

Notas de Tapa