Reclamos de las aerolíneas

IATA: "Tenemos que aprender a coexistir con el virus"

La IATA insiste en la apertura de los cielos, la reanudación de los vuelos e introduce el concepto de "coexistir con el virus".

“No es necesario seguir restringiendo el transporte aéreo, ya que la industria cuenta con protocolos estrictos de bioseguridad, que no sólo se han puesto en práctica en los miles de vuelos humanitarios que se han llevado a cabo con éxito en esto meses, sino que han sido aprobados por las autoridades competentes. Tenemos que aprender a coexistir con el virus hasta que se encuentre una vacuna. La aviación está lista para desempeñar su papel en la recuperación socioeconómica de América Latina y el Caribe, pero necesitamos que los gobiernos nos permitan hacerlo”, dijo en un comunicado Peter Cerdá, vicepresidente de IATA para Las Américas.

Las quejas de la IATA.

“En muchos países de América Latina y el Caribe nos acercamos ahora al medio año de suspensión de las operaciones, algo nunca visto en la historia. No generar ingresos y tener que seguir cubriendo los costos durante un período de tiempo tan largo es una lucha por sobrevivir para cualquier industria. Necesitamos urgentemente que los gobiernos colaboren con nosotros en la reanudación de la aviación, ya que ello contribuirá en última instancia a reforzar las economías y apoyar los medios de vida”, dijo Cerdá. Y continuó: “Los gobiernos se reunieron para acordar las directrices de la guía de la OACI para una reapertura segura de la aviación. Sin embargo, no hay cooperación en su aplicación, por lo que el 90% de los viajes internacionales se mantienen en tierra. Es necesario que los gobiernos acuerden un enfoque basado en la ciencia para reabrir las fronteras y restablecer la confianza en los viajes aéreos”.

Según los datos de entidad, correspondientes a julio pasado, muestran una caída del 79,8% en la demanda en comparación con el mismo mes de 2020. Esto supone una leve mejoría respecto a lo sucedido en junio pasado cuando se registró un 86,8% de caída.

Puntualmente con relación a América Latina y Caribe, la demanda cayó un 87,5% en julio y la capacidad disminuyó un 83,2%. La ocupación decayó a su vez a un 63,1%.

Por último, Cerdá recordó que el año pasado, la aviación comercial aportó US$ 167 mil millones al PIB de la región y dio empleo a 7,2 millones de trabajadores.

Postea en tu Facebook