Anuncio

Air India vuelve a manos del grupo Tata Sons

El gobierno de la India concretó la privatización de Air India, la aerolínea más grande del país, que vuelve a manos de su fundador.

En un comunicado, el grupo Tata confirmó que triunfó en la licitación para adquirir Air India, organizada por el gobierno del país. “El paquete”, incluía la totalidad de la aerolínea, la más grande de la India, su filial low cost, Air India Express y el 50% de Air India SATS, la subsidiaria especializada en brindar servicios de handling.

“El grupo Tata, Tata Sons, a través de su filial de propiedad absoluta Talace Pvt Ltd, presentó una oferta ganadora de 18.000 rupias crore como valor empresarial de Air India”, expresa el nuevo dueño en un comunicado. “Como consecuencia de la adquisición, Tata poseerá una participación del 100% en Air India, así como también del 100% en su subsidiaria Air India Express (una aerolínea de bajo costo que se enfoca en operaciones internacionales especialmente en el mercado de Oriente Medio) y el 50% en la empresa conjunta Air India SATS (servicios aeroportuarios en tierra y manipulación de carga). La dotación total de empleados permanentes y contractuales del grupo asciende a 13.500 trabajadores”, dice el texto.

“En el grupo Tata, estamos encantados de ser declarados ganadores de la licitación de Air India. Este es un momento histórico y será un privilegio poco común para nuestro grupo poseer y operar la aerolínea abanderada del país. Nuestro esfuerzo será construir una aerolínea de clase mundial que enorgullezca a todos los indios. En esta ocasión, quisiera rendir homenaje a J.R.D. Tata, pionero de la aviación india, cuyo recuerdo apreciamos”, comentó Natarajan Chandrasekaran, presidente de Tata Sons.

Air India posee una flota de 117 aviones, en tanto que su subsidiaria Express dispone de 24 máquinas, dos tercios de sus ingresos provienen de los vuelos internacionales y tiene una fuerte presencia en América del Norte, Europa y Medio Oriente, su programa de viajero frecuente cuenta más de 3 millones de miembros. Tata Sons pagará por la empresa unos US$ 2.400 millones, incluidos unos US$ 800 millones de deudas.

La enorme curiosidad que subyace debajo de la operación es que Air India nació en realidad como Tata Airlines, el 15 octubre de 1932, uniendo fundamentalmente Karachi y Bombay, con escala en Ahmedabad, con un DeHavilland Puss Moth. Fue en 1946, tras finalizada la Segunda Guerra Mundial cuando la empresa cambió su nombre por el actual de Air India. Al momento de que el país declarase su independencia, el Gobierno de la India dispuso adquirir el 49% de las acciones de la compañía, con la opción a tomar otro 2%, operación que se concretó en 1953. Finalmente, ahora, a 89 años de ser fundada por el grupo Tata, vuelve a sus manos.

Temas relacionados

Notas de Tapa